¡El aula no es tan sólo una clase!

“Cualquier persona que se encuentre en el aula interviene, no sólo el profesor. La mera presencia, y la actitud que toma influye en el sistema”. Juan Vaello Orts.

Cada día nos encontramos con un gran número de personas que todavía conciben el aula como un simple lugar donde los profesores enseñan, y los alumnos aprenden.
Por suerte somos cada vez más los que creemos firmemente que la clase es el espacio en el que nuestros hijos, nietos, sobrinos, en definitiva nuestros niños llevan a cabo aprendizajes vitales para su desarrollo, tanto académico como personal y vital.

En este espacio, se crea un microsistema donde conviven las emociones, sentimientos, conflictos, frustraciones, éxitos,
motivaciones o desánimos que tanto alumnos, como profesores traen diariamente al aula.

Es decir: Si catalogamos la sociedad como nuestro Universo, la clase se convierte en un sistema formado por un conjunto de planetas o micro- realidades (cada una de ellos con sus características, recursos y carencias).

Si nos imaginamos a nuestros niños, y profesores como planetas integrados en un mismo sistema, como por ejemplo el sistema solar, nos resultará más fácil entender los siguientes puntos:

-Los planetas que forman este sistema solar (educadores, niños…) pueden disponer de recursos similares, incluso de las mismas carencias; pero hay que tener en cuenta que esto  puede no suceder de manera generalizada ya que cada uno de estos planetas está formado por una micro-realidad particular y diferenciada.
-Existen planetas con recursos ilimitados, con pocos recursos, pero en la mayoría de los casos “existen multitud de recursos aún sin descubrir”.
– Algunos padres, tutores o familiares forman parte de este sistema, mientras que otros se convierten en satélites girando exclusivamente alrededor de su hijo/a sin prestar atención al resto del universo del que forman parte.
Incluso me atrevo a decir que algunos de ellos son estrellas fugaces, que acostumbran a realizar apariciones “estelares”  pero lamentablemente esporádicas y breves.
-Cada uno de los habitantes (emociones, sentimientos…), cada acontecimiento (frustraciones, éxitos, rechazos, integración…) que se producen en un determinado planeta tiene como resultado el desarrollo, alteración o destrucción  primero de éste, más tarde del propio sistema solar, e incluso  puede llegar a alterar el resto del  Universo.

¡Contemplad el aula con la misma curiosidad y admiración con la que  los astrónomos observan todo el universo!
¡Cuidad de los planetas!  ¡Potenciad los recursos existentes y descubrid aquellos que todavía desconocemos!

Y para vuestra reflexión:

Si la sociedad es el universo, el aula el sistema solar, y los planetas son los individuos que forman parte de este espacio de aprendizaje…

¿Qué o quién será el centro de todo? ¿Quién o qué actuará como Sol?

 

A2M: Taller de nuestras limitaciones al éxito

¿Sabes cómo liderarte en momentos de dificultad? ¿Quieres conocer cómo hacerlo de manera positiva? ¿Deseas mejorar para fortalecerte?. ¡Nada es imposible!
Dirigido a personas interesadas en realizar una reflexión  y un trabajo personal sobre sus limitaciones actuales y desarrolllar actitudes para superarlas.

SEMINARIO/TALLER: “De nuestras limitaciones al éxito” (Impartido por: Antoni Mates y Eva Hidalgo) Leer más

niña en la escuela

Como dar clase a los que no quieren

Con este título comenzaba la jornada perteneciente al “Ciclo Educación SXXI: nuevas herramientas, nuevos retos” organizado por el Colegio de Psicólogos de Cataluña.

En esta ocasión tuvimos el placer de compartir con Juan Vaello Orts, ideas, estrategias, opiniones y emociones respecto a la intervención en el aula con aquellos que no quieren estar en ella, o como aprendimos, aquellos a los que no les interesa estar  en ella.

En este caso una jornada de 3 horas dio para mucho, por lo que iré desgranando en diferentes posts las ideas centrales que Juan Vaello nos expuso en su ponencia.

De momento, y con el objetivo de agitar conciencias, os dejo algunas de las ideas que despertaron mi interés  y que en los próximos días podréis ir encontrando de forma ampliada en mi blog.

  • Cualquier persona que se encuentre en el aula interviene, no sólo el profesor. La mera presencia, y la actitud que toma (gana, interés, desgana, irritabilidad, etc) influye en el sistema.
  • No se puede restringir el aula a la mera transmisión de conocimientos académicos. En ese espacio y momento se generan otros aprendizajes que favorecen el desarrollo del alumno y que ,en ocasiones, se valoran poco o nada por parte de algunos agentes educativos.
  • Existen 5 niveles de intervención que debemos mejorar: social, convivencia con los demás y con uno mismo, motivación, atención, rendimiento y/o resultados. Para mejorar el quinto nivel (resultados) es necesario mejorar algunos o todos los anteriores.
  • Los profesores con actitud reactiva externa, no proporcionan soluciones a los problemas sino quejas dirigidas siempre a factores externos fuera de su alcance (“en estas condiciones como podemos hacer nada”, “los jóvenes de hoy en día no reciben educación de su familia”, etc). Esta actitud entorpece el trabajo de los profesores proactivos internos, los cuáles centran sus esfuerzos en buscar soluciones a su alcance.
  • Para que el trabajo de los profesores sea efectivo debemos olvidarnos de la obligación, y despertar en nuestros alumnos la empatía hacia ellos, y la atención, interés y utilidad de aquello que estamos enseñando.
  • Un profesor poderoso ante los alumnos no es aquel que grita más alto o en más ocasiones, sino aquel que ejerce una alta influencia en los alumnos a través de la empatía, y una connexión adecuada con ellos.

Gratificante ponencia e interesantes aportaciones de los asistentes, que demostraron una vez más que
¡el cambio es posible si tenemos la voluntad de llevarlo a cabo!