¡Motívate para este 2014!

Sólo queda un día para dar carpetazo a este año, y la necesidad de hacer balance de 2013 se está apoderando de mí…y de muchos de vosotros, ¿no es cierto?…

Toca recordar cómo nos ha ido estos 365 días, pero en la mayoría de los casos sólo logramos hacer recuento de nuestras hazañas incompletas o de aquellas promesas que no hemos cumplido: los kilos que siguen acompañándonos, la ropa de gimnasio aún sin estrenar, el libro de inglés que todavía no hemos abierto, la guía de Oslo que no hemos llegado a utilizar, etc.

Tanto peso damos a nuestros pequeños errores, nuestros fracasos puntuales, que nos olvidamos por completo de todo lo que hemos conseguido: el tiempo que hemos compartido con aquellos que queremos, las veces que nos hemos levantado tras una caída, los exámenes aprobados, las entrevistas exitosas, los “sí, por supuesto”, y todos los recursos y estrategias que hemos aprendido para llegar a este final de año.

¿Cómo vamos a conseguir nuestros objetivos en 2014 si comenzamos el año totalmente desmotivados?
Imaginaros que os compráis el mejor coche que hay en el mercado para que os lleve al destino que siempre habéis querido, pero  al intentar arrancarlo, os dais cuenta que ¡el depósito de gasolina está vacío y ya no os queda dinero para llenarlo!. Parece absurdo, ¿no?Pues algo parecido nos pasa cuando redactamos una estupenda  y maravillosa lista de buenos propósitos para el año nuevo (“el mejor coche del mercado”), desde la desmotivación que nos provoca el creer que no hemos conseguido nada en el año anterior (“depósito vacío de gasolina”)

Por este motivo, os propongo un ejercicio a realizar para ¡llenar nuestro depósito de energía y comernos este 2014!

Se trata de hacer un listado de todas aquellas pequeñas cosas o situaciones que os han proporcionado satisfacción y alegría en este año que termina. Por ejemplo, esa quedada que hicisteis con vuestros amigos de toda la vida”, el nacimiento de tu sobrino/a, la entrevista de trabajo que te salió tan bien, la fuerza que demostraste ante tu separación, aquello que tanto miedo te daba y te atreviste a llevar a cabo, la tarde de risas con tus amigos, esa película que te encantó, el libro que te mantuvo enganchado, etc…

Pero no se trata de escribir las 5 primeras cosas que se os ocurran, sino de recordar 52 cosas o situaciones agradables (grandes o pequeñas) que os sucedieron en este 2013.
¡Sólo son 4 situaciones por mes!

Vamos a despedir el año cómo toca, ¡llenos de energía!