¡Es hora de matar Dragones!

¡Hoy 23 de abril celebramos en Cataluña la festividad de Sant Jordi!

Las calles de mi ciudad se llenan de rosas y libros para conmemorar este día, en el que cuenta la leyenda que San Jorge salvó a la hija del rey de ser devorada por el Dragón, ya que iba a ser arrojada a la bestia en acto de sacrificio. Ante esta muestra de valentía, en el lugar de la batalla comenzó a brotar un rosal de la sangre  que el Dragón derramó.

Días como hoy me hacen pensar en la importancia de enfrentarnos a “nuestras propias bestias”.
A nosotros no se nos aparecen en forma de temible dragón, si no de creencias tales como: “yo no sirvo para esto”, “no
vale la pena intentarlo”, “es lo que me ha tocado vivir y punto”, “no voy a saber hacerlo”, “ si fuera más …”, “si tuviera tiempo”, etc.

Estos simples pensamientos hacen el mismo daño que el más feroz de los dragones, y  de la misma manera  que le ocurrió a la princesa de la leyenda, a veces nos obligan a sacrificar nuestros sueños…en definitiva nuestra vida.

Personalmente considero que ha llegado el momento de ¡convertirnos en valientes caballeros!

¡Acepta el desafío de enfrentarte a tus propias bestias y salvar tus sueños!

Todos tenemos nuestras armas, pero muchos no nos hemos parado a descubrirlas. Por eso es necesario que te tomes tu tiempo en descubrir tus lanzas, potenciar tu fuerza, y si crees que lo necesitas…aliarte con algún escudero que te ayude a ganar la batalla.

¿Qué brotará de la sangre de vuestros dragones? ¡Os invito a descubrirlo por vosotros mismos!

 FELIZ SANT JORDI 2012

El ejercicio como fuente de energía

Hace unas semanas decidí iniciar mi particular puesta a punto y comencé un nuevo propósito: hacer ejercicio de manera diaria, concretamente footing.

No es sólo una cuestión de mejorar mi forma física, va más allá… Se trata de alcanzar un nivel más alto de energía,  de calmar mi mente, en definitiva: mejorar y encontrar mi equilibrio.

Los primeros días fueron duros, falta de hábito, falta de conocimiento de cómo realizar el ejercicio de forma adecuada y sobretodo, mucho dolor muscular.
Pero empecé a sentir algo en mí que me hacía continuar en mi empeño… cada día que pasaba me notaba con más energía, y sobretodo, con mejor humor. No importaba cómo me hubiera ido el día, los problemas a los que me había enfrentado, todo se diluía  y mi única preocupación era disfrutar del recorrido.

Cuando salgo a correr dejo mis preocupaciones en casa, y desde el primer paso mi mente se concentra en mi respiración, en la dirección que debo tomar y en disfrutar de la música que me acompaña (sé que en ciudad no es conveniente, pero mi ipod siempre va conmigo en este reto).

Destinar un periodo de tiempo al día para  “vaciar nuestra mente” incide en nuestro posterior rendimiento y motivación, de tal manera que nuestro almacén de energía aumenta a la vez que disminuye los “malos pensamientos” que nos limitan para alcanzar nuestros objetivos.

En nuestro proyecto personal o profesional, nos topamos con múltiples situaciones y personas que nos restan energía.  En muchas ocasiones no nos damos cuenta  de lo que nos está sucediendo, pero si somos conscientes de “estar cansados de forma permanente”.
A veces intentamos combatir este cansancio durmiendo más horas, o tumbándonos en el sofá para ver la tele “y no pensar”. Y cuando lo hacemos,  nos damos cuenta que no es efectivo ya que al día siguiente regresamos a nuestros trabajos con la misma sensación de agotamiento.

Aunque parezca una contradicción el realizar ejercicio físico asiduamente es una de las soluciones efectivas para conseguir más energía y llenar nuestro almacén.
Si además conseguimos  acompañar esto con un proceso de reconocimiento y eliminación de nuestros “vampiros de energía”, ¡tendremos a nuestra disposición todo el potencial y fuerza para alcanzar nuestras metas!

Te invito a compartir tus comentarios y porque no, tus estrategias para llenarte de energía.

Día Internacional de la Mujer 2012

Hoy 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer.

¡Felicidades a todas las mujeres que estáis leyendo este post!

Durante este día nos bombardearán con cifras y estadísticas sobre las desigualdades existentes entre hombres y mujeres dentro del ámbito laboral: salarios, tasas de paro, porcentaje de ocupación por sector según sexo, etc…
Pensando sobre la discriminación que actualmente permanece de forma generalizada, por el simple y absurdo hecho de ser mujer, he llegado a la conclusión (creo que compartida por la mayoría de mujeres) que aunque haya habido progreso, éste ha sido mínimo o al menos insuficiente.

Si algo me ha enseñado la disciplina del Coaching, es que todo cambio comienza  y se produce en nosotros mismos, en este caso en nosotras mismas.
Así que si queréis provocar un cambio en vuestro entorno (familia, empresa, amigos) que favorezca un trato igualitario de la mujer en los diversos ámbitos de nuestra vida:

 ¡Es el momento de empezar a darle la vuelta a las creencias que os limitan!

¿Qué no sabéis de que estoy hablando?…Me refiero a todas aquellas frasecitas que habitan en vuestra mente y que hace que deis un paso atrás en el camino hacia vuestros objetivos. Todas aquellas argumentaciones que acaban con un: -…si fuera hombre, esto sería diferente-.

Por mi parte, pienso dejar de preocuparme en señalar con el dedo a todo “enemigo” del sexo femenino.
En lugar de centrarme en aquellos que nos intentan hacer daño, en lo que falla, en el PROBLEMA, voy a focalizar todas mis energías en lograr mis sueños, en conseguir  aquello que deseo. ¡PORQUE ME LO MEREZCO!

MI GRANITO DE ARENA EN ESTE DÍA TAN ESPECIAL

Si eres mujer y deseas probar los beneficios del Coaching para alcanzar tus objetivos, ponte en contacto conmigo a través de la web durante el día de hoy.
Si resultas estar entre las 10 primeras, podrás disfrutar de 2 sesiones de coaching de forma totalmente gratuita**.
** Esta oferta será válida exclusivamente para mujeres, y durante el día 8 de Marzo de 2012, Día Mundial de  la Mujer.
Las personas premiadas recibirán de forma gratuita 2 sesiones de coaching, de media hora de duración y a distancia (través de la plataforma Skype) según disponibilidad.

¡Conviértete en Oreja de Elefante!

Hace unos días pude asistir a una de las cápsulas para emprendedores que organiza la entidad Barcelona Activa.

En este caso se abordaban los errores más comunes a los que se enfrenta un emprendedor, de la mano del señor Enric Puig, miembro de la Asociación SECOT.

Entre todas las ideas y reflexiones que surgieron de la ponencia, me llamó especialmente la atención una metáfora con la que ilustraba el cambio de estrategia que se había producido en los últimos años a la hora de contratar ciertos perfiles de empleados.
El ponente nos argumentaba que hace unas décadas, cuando él dirigía una red de 1800 comerciales, se buscaban los denominados “piquitos de oro”, mientras  que en la actualidad esto ha cambiado y las empresas se ven inmersas en la búsqueda de otro tipo de perfil “el oreja de elefante”.

 Piquito de oro: estos empleados eran personas muy extrovertidas, con una gran capacidad y fluidez verbal, y que conseguían relatar las características y  ventajas de sus productos sin dejar ni siquiera que el cliente tomara aliento para intervenir en la conversación.

Oreja Elefante: estos nuevos empleados en lugar de entonar la cancioncilla de beneficios de lo productos o servicios, permanecen callados con el objetivo de escuchar lo que el cliente tiene que decir, cuáles son sus necesidades reales y que quieren conseguir con aquello que se les está ofreciendo.

Dándoles varias vueltas al tema, llegué a la conclusión que estos dos perfiles reflejan en muchos casos, la realidad con la que nuestros clientes se encuentran al comenzar  un proceso de Coaching.

¿Qué tipo de perfil prevalece en tus sesiones como coach?

Si escuchas a tu cliente; formulas preguntas cortas, abiertas y poderosas para que él pueda expresar sus necesidades y sus propias reflexiones; respetas sus silencios sin romperlos; si no argumentas cada una de tus preguntas y acciones…
¡Bienvenido orejas de elefante!

Por el contrario, si te das cuenta que en tus sesiones se escucha más tu voz, le das más importancia a tus “sabias palabras” e incluso a veces te pierdes porque tu mente está buscando la pregunta genial que formularas para cambiar la vida a tu cliente…
¡Mírate al espejo! Y verás reflejado a un perfecto “piquito de oro”

Si quieres que tu cliente se beneficie del proceso de Coaching:
¡No entrenes tu piquito de oro! ¡Potencia tus orejas de elefante!

Malo o bueno…¡ya se verá!

Para todos aquellos que utilizan la mala suerte como excusa de un mal resultado, de una acción fracasada o simplemente como la causante de una “no acción”, aquí tenéis un cuento que os hará reflexionar:

CUENTO DEL CAMPESINO Y SU CABALLO

A un campesino se le escapa un caballo y la gente le dice: “Qué mala suerte, ahora no podrás arar el campo”, a lo que el campesino responde: “Malo o bueno, ya se verá”.
Al cabo del tiempo regresa el caballo con una yegua y la gente le dice: “Qué mala suerte, ahora tienes dos caballos”, y el campesino vuelve a decir: “Bueno o malo, ya se verá”.
Entonces, su hijo, montando a la yegua se cae y se rompe una pierna, y los vecinos dicen al campesino: “¡Qué mala suerte!, ahora no tendrás a nadie que te pueda ayudar”, a lo que el campesino responde una vez más: “Bueno o malo ya se verá”.
Poco después estalla una guerra en el país y reclutan a todos los jóvenes del pueblo menos al hijo del campesino por tener una pierna rota…
Versión del cuento: “Sadhana, un camino de oración“ Anthony de Mello (1931-1987)

Como habéis podido leer, tener buena o mala suerte no depende del hecho en cuestión, si no de la persona que lo valora o juzga.

¿Qué pasa cuándo nos consideramos personas con “mala fortuna”?
Si nuestra mente cree firmemente que somos siempre desafortunados, buscará acontecimientos que reafirmen esta teoría pasando por alto todo aquello bueno que nos suceda.
Llegados a este punto, ¿vale la pena continuar ciegos ante nuestras  vivencias positivas?

Disfruta de los momentos que te regala la vida, potencia los buenos…y cuándo alguien te diga:
-Qué mala suerte, ¿no…?-
Haz como el campesino y contesta: -Malo o bueno…¡ya se verá!-.

¡Bienvenidos buenos propósitos!

Miles de personas queman las últimas hojas del calendario esperanzados con este nuevo año que  llega para muchos de ellos llenos de múltiples desafíos y para otros cuantos, repleto de nuevas oportunidades.

Y como cada navidad, entre turrón y turrón listamos nuestros nuevos propósitos, todo aquello que queremos alcanzar en el nuevo año pero ¿qué pasa con nuestros “malos hábitos”?

Tan importante es descubrir aquello que deseamos alcanzar o mejorar en nuestra vida, como saber qué es lo queremos desterrar y dejar en el camino.

Y tú, ¿ya has hecho tu listado para 2012?… Todavía te quedan unas semanas para crear tu futuro. Así que piensa como será tu vida, dónde estarás, ¡sueña con aquello que vas a conseguir!

¿Y qué hacer con aquello que no quieres?… Analiza qué beneficios te aporta esta situación, en qué te perjudica, qué pasaría si la abandonaras definitivamente.
Y si después de esta reflexión sigues considerando que debes decirle adiós ¡desafíate a cambiar!, a buscar alternativas, a ver otras oportunidades, etc.

2012 va a ser un gran año para tí ¡sólo tienes que proponértelo!

Día Internacional contra la Violencia de Género

Hoy 25 de Noviembre, me gustaría dedicar este espacio a todas aquellas personas que han sido, o están siendo víctimas de la violencia incoherente, injustificable e irracional de sus parejas.

En nuestro recuerdo, aquellas víctimas que perdieron la batalla, a las que consiguieron acallar su voz.

En nuestra mente, aquellas personas que hoy se sienten pequeñas, indefensas ante los insultos, las bofetadas o las constantes humillaciones.

En nuestras manos, ¡pasar a la acción!, no callar, ofrecerles el apoyo que necesitan, y ¡volver a hacerlos/as grandes!

**Si estás siendo víctima de maltrato puedes solicitar ayuda llamando al télefono de atención a víctimas de violencia de género: 016.

 

 

Elecciones 2011: ¿pondrás tu granito de arena?

¡Ya llegan el 20-N, y el ambiente rezuma a elecciones!
La campaña electoral está finalizada, y los representantes de todos los partidos políticos  permanecen en sus casas cruzando los dedos, poniéndole velas y demás ofrendas a Santo Tomás Moro, patrón de los gobernantes.

Mientras  tanto en las calles todavía  existe la duda de si hemos de votar o no, si debemos castigar a los culpables de todas nuestras desgracias, si la crisis es debida a los que nos han gobernado, o si de ésta no nos saca ni Dios.

¿Qué más podemos hacer? ¿Debemos seguir buscando culpables externos a nuestros males?
¿O podemos poner un granito de arena para provocar el cambio?

Sea cual sea tu ideología ¡no te quedes en casa!, ¡deja el traje de víctima en el fondo de tu armario y sal a votar! Apoya aquello en lo que crees.

Sé consciente de tu realidad: ¿con qué no estás conforme?, ¿qué quieres cambiar?
Descubre las alternativas: ¿qué opinan los partidos sobre lo que a ti te preocupa?
Actúa: ¡ejerce tú derecho al voto!

¿Y si no obtienes el resultado qué deseabas?…
Vuelve a analizar  tu realidad, buscas otras alternativas, y ¡actúa, actúa y actúa!

¡No intentar cambiar aquello con lo que no estás conforme, será el mayor de tus fracasos!

¡Simplemente niños!

Hace unos meses unas educadoras me comentaron sorprendidas, y algo preocupadas, la aparición de una nueva línea  “New Age” que estaba comenzando a influir  a padres y a un pequeño grupo de profesionales del ámbito educativo, y que etiquetaba  a una parte de  los niños en dos categorías: niños índigo y niños cristal.

Esa conversación despertó en mí la curiosidad por conocer de qué manera un grupo de adultos observan, prejuzgan y deciden qué niños pertenecen a un grupo o al otro, o a ninguno de los dos. Todos los autores que he encontrado relacionados con este tema se basan en rasgos psicológicos y conductuales para  describir  las dos tipologías:

Niños índigo: llegan al mundo sintiéndose reyes, no tienen problemas de valoración, les cuesta aceptar la autoridad, se niegan a hacer ciertas cosas, se sienten frustrados con los sistemas ritualistas que no requieren un pensamiento creativo, no reaccionan ante la disciplina de la culpa.

Niños cristal: extremadamente sensibles a todo en su medio ambiente (sonido, emociones negativas de los otros), tan sensibles que son vulnerables, no viven bien en grupo y desean pasar el tiempo solos, deben  estar en contacto con la naturaleza, inocentes, falta de malicia, miedo a intimar, etc.

Además del peligro causado por las creencias espirituales que acompañan a los niños índigo y cristal (prometo dedicar otro post a esta nueva pseudo-religión), existe otro tipo de  riesgos de mayores consecuencias: las etiquetas.

Catalogar a tu hijo con una etiqueta determinada, provoca que los adultos nos comportemos con ellos en base a las expectativas que tenemos sobre esa etiqueta. Los niños por su parte pierden su naturalidad y se comportan acorde a las expectativas de sus padres, para satisfacerlos.

 ¿Dónde queda  entonces la esencia de vuestros hijos/as, aquello que los hace únicos/as?

Entender, aceptar y apoyar la propia esencia de nuestros niños favorece el desarrollo de su identidad

¡Así que os animo a qué os desprendáis de estas etiquetas! ¡Que disfrutéis de la autenticidad de vuestros hijos!
Y si necesitáis un acompañamiento en el camino hacia una mayor comprensión de vuestros pequeños, no dudéis en consultar disciplinas tales como el Coaching para favorecer este proceso.

¡No pierdo el tiempo, descubro el mundo!

David está observando atentamente una araña que está trepando por  el cristal de la ventana. Contempla los movimientos de la araña. Y eso le lleva a hacerse preguntas al respecto. Mamá está a punto de salir para hacer la compra.

-Vamos, David -le dice-. ¡Deja de perder el tiempo!

-Hay una araña mamá, ¡ ven y mira!- dice David.

La madre piensa que David está perdiendo el tiempo, ¿para qué mirar a una araña? Agarra a David por el brazo y se lo lleva: hay que hacer la compra.

Robert Fisher, Cómo desarrollar la mente de su hijo (Obelisco, 2003)

¿Cuántas veces hemos actuado de la misma manera?, ¿qué acciones o conductas tachamos de ser “pérdida de tiempo” para nuestros hijos?

Uno de los errores más comunes del adulto en nuestra sociedad reside en trasladar la propia valoración del tiempo a nuestros hijos. Juzgamos su presente, a través de una visión adulta, que por lo general muestra estar condicionada por creencias que nos obligan  a aprovechar al máximo nuestro preciado tiempo.

Durante años, he trabajado en el área de consultoría, aprovechando cada minuto de mi extensa jornada laboral.

 Asfixiada por las prisas, los plazos de entrega, los ratios a conseguir, las jornadas interminables…llegaba por fin: ¡el esperado fin de semana!, y por desgracia  la dichosa agenda para disfrutar ¡del tiempo libre!: ordenar la casa, ir al cine, cenas, compromisos y casi sin darme cuenta llegaba de nuevo a la mañana del lunes con la sensación de “haberme faltado tiempo” para descansar.  Y mientras continuaba en esta espiral de prisas, de cosas qué hacer, soñaba con el día en el que tuviera “tiempo para no hacer nada”.

Si tanto valoramos el tiempo, ¿por qué no dejamos que nuestros hijos disfruten del suyo?

Aquello que para un adulto puede resultar una pérdida de tiempo, como contemplar una araña en el relato de Robert Fisher, para nuestros hijos  puede provocar la curiosidad, una de las motivaciones básicas que nos conducirán a las ganas de aprender.

Si queremos para nuestros hijos, un futuro lleno de aprendizaje, conocimiento y sabiduría,  es importante que les ofrezcamos en el presente la paciencia necesaria para dejarles  que “pierdan el tiempo siendo niños curiosos”.

Nuestros hijos deben descubrir el mundo que les rodea como niños para que dentro de unos años, puedan entenderlo como adultos.