niña en la escuela

Como dar clase a los que no quieren

Con este título comenzaba la jornada perteneciente al “Ciclo Educación SXXI: nuevas herramientas, nuevos retos” organizado por el Colegio de Psicólogos de Cataluña.

En esta ocasión tuvimos el placer de compartir con Juan Vaello Orts, ideas, estrategias, opiniones y emociones respecto a la intervención en el aula con aquellos que no quieren estar en ella, o como aprendimos, aquellos a los que no les interesa estar  en ella.

En este caso una jornada de 3 horas dio para mucho, por lo que iré desgranando en diferentes posts las ideas centrales que Juan Vaello nos expuso en su ponencia.

De momento, y con el objetivo de agitar conciencias, os dejo algunas de las ideas que despertaron mi interés  y que en los próximos días podréis ir encontrando de forma ampliada en mi blog.

  • Cualquier persona que se encuentre en el aula interviene, no sólo el profesor. La mera presencia, y la actitud que toma (gana, interés, desgana, irritabilidad, etc) influye en el sistema.
  • No se puede restringir el aula a la mera transmisión de conocimientos académicos. En ese espacio y momento se generan otros aprendizajes que favorecen el desarrollo del alumno y que ,en ocasiones, se valoran poco o nada por parte de algunos agentes educativos.
  • Existen 5 niveles de intervención que debemos mejorar: social, convivencia con los demás y con uno mismo, motivación, atención, rendimiento y/o resultados. Para mejorar el quinto nivel (resultados) es necesario mejorar algunos o todos los anteriores.
  • Los profesores con actitud reactiva externa, no proporcionan soluciones a los problemas sino quejas dirigidas siempre a factores externos fuera de su alcance (“en estas condiciones como podemos hacer nada”, “los jóvenes de hoy en día no reciben educación de su familia”, etc). Esta actitud entorpece el trabajo de los profesores proactivos internos, los cuáles centran sus esfuerzos en buscar soluciones a su alcance.
  • Para que el trabajo de los profesores sea efectivo debemos olvidarnos de la obligación, y despertar en nuestros alumnos la empatía hacia ellos, y la atención, interés y utilidad de aquello que estamos enseñando.
  • Un profesor poderoso ante los alumnos no es aquel que grita más alto o en más ocasiones, sino aquel que ejerce una alta influencia en los alumnos a través de la empatía, y una connexión adecuada con ellos.

Gratificante ponencia e interesantes aportaciones de los asistentes, que demostraron una vez más que
¡el cambio es posible si tenemos la voluntad de llevarlo a cabo!

3 comentarios
  1. Jaume
    Jaume Dice:

    Hola Eva:

    Muy interesante lo que cuentas, ýo creo que una eduación con más empatía siempre es mejor que la académica, los caracteres los formamos de pequeños y después cambiar cuesta un montón, en cambio los datos académicos quan mayor eres más ganas tienes de conocer!

    A ver si nos cuentas más sobre la conferencia!

    Un saludo

    Jaume

    Responder
    • Eva Hidalgo
      Eva Hidalgo Dice:

      Muachas gracias Jaume por tu comentario!!Lo prometido es deuda así que en breve, muy breve tendréis otro post sobre este tema.

      Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] “Cualquier persona que se encuentre en el aula interviene, no sólo el profesor. La mera presencia, y la actitud que toma influye en el sistema”. Juan Vaello Orts. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *