¡El aula no es tan sólo una clase!

“Cualquier persona que se encuentre en el aula interviene, no sólo el profesor. La mera presencia, y la actitud que toma influye en el sistema”. Juan Vaello Orts.

Cada día nos encontramos con un gran número de personas que todavía conciben el aula como un simple lugar donde los profesores enseñan, y los alumnos aprenden.
Por suerte somos cada vez más los que creemos firmemente que la clase es el espacio en el que nuestros hijos, nietos, sobrinos, en definitiva nuestros niños llevan a cabo aprendizajes vitales para su desarrollo, tanto académico como personal y vital.

En este espacio, se crea un microsistema donde conviven las emociones, sentimientos, conflictos, frustraciones, éxitos,
motivaciones o desánimos que tanto alumnos, como profesores traen diariamente al aula.

Es decir: Si catalogamos la sociedad como nuestro Universo, la clase se convierte en un sistema formado por un conjunto de planetas o micro- realidades (cada una de ellos con sus características, recursos y carencias).

Si nos imaginamos a nuestros niños, y profesores como planetas integrados en un mismo sistema, como por ejemplo el sistema solar, nos resultará más fácil entender los siguientes puntos:

-Los planetas que forman este sistema solar (educadores, niños…) pueden disponer de recursos similares, incluso de las mismas carencias; pero hay que tener en cuenta que esto  puede no suceder de manera generalizada ya que cada uno de estos planetas está formado por una micro-realidad particular y diferenciada.
-Existen planetas con recursos ilimitados, con pocos recursos, pero en la mayoría de los casos “existen multitud de recursos aún sin descubrir”.
– Algunos padres, tutores o familiares forman parte de este sistema, mientras que otros se convierten en satélites girando exclusivamente alrededor de su hijo/a sin prestar atención al resto del universo del que forman parte.
Incluso me atrevo a decir que algunos de ellos son estrellas fugaces, que acostumbran a realizar apariciones “estelares”  pero lamentablemente esporádicas y breves.
-Cada uno de los habitantes (emociones, sentimientos…), cada acontecimiento (frustraciones, éxitos, rechazos, integración…) que se producen en un determinado planeta tiene como resultado el desarrollo, alteración o destrucción  primero de éste, más tarde del propio sistema solar, e incluso  puede llegar a alterar el resto del  Universo.

¡Contemplad el aula con la misma curiosidad y admiración con la que  los astrónomos observan todo el universo!
¡Cuidad de los planetas!  ¡Potenciad los recursos existentes y descubrid aquellos que todavía desconocemos!

Y para vuestra reflexión:

Si la sociedad es el universo, el aula el sistema solar, y los planetas son los individuos que forman parte de este espacio de aprendizaje…

¿Qué o quién será el centro de todo? ¿Quién o qué actuará como Sol?

 

2 comentarios
  1. Jaume
    Jaume Dice:

    Me ha encantado la analogía, relamente creo que es perfecta para entender la importància de observar (contemplar y disfrutar) el entorno !

    Salud

    Jaume

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *