Entradas

Prepara tu mente para el cambio

 

¡Llegó la vuelta al cole!

De nuevo, nuestro despertador se encarga de sacarnos de los brazos de Morfeo para traernos al mundo real.
Atrás quedan las inacabables noches de verano, los diminutos granos de arena en nuestros pies descalzos y el soniquete de las olas rompiendo en el malecón…

Ya estamos en septiembre… mes de los anhelos del verano, las quejas del presente,los buenos propósitos para el futuro y las grandes excusas, que una vez más, nos acompañan para dulcificar aquello que se ha convertido en una verdad a gritos: nos cuesta asumir el riesgo que supone hacer un cambio en nuestra vida.

No pasa nada por admitirlo. Es más, es preferible ser honestos con nosotros mismos y reconocer que nos resulta difícil salir de nuestra zona de confort (zona insatisfactoriamente segura) y que, por mucho que queramos hacer o conseguir cosas diferentes, llenamos nuestra cabeza de mucha teoría pero poca acción (y como consecuencia de esto nos frustramos, desanimamos…)

Los miedos, inseguridades y la tan temida incertidumbre sobre nuestros futuros éxitos o fracasos, diluyen nuestras ganas y motivación y redirigen todas nuestras energías hacía la creación de pensamientos negativos sobre las consecuencias de haber decidido ir a por nuestros objetivos.
Ante tanta expectativa catastrófica (“y si me sale mal”, “y si pierdo lo que tengo”, “y si no estoy a la altura”, “y si no soy capaz”, etc.) y emociones paralizantes (miedo, impotencia, desaliento, resignación, etc.) ni Superman sería capaz de tirar hacia adelante con sus retos.

¡Pero esto no es el fin!, ya que a pesar de vivir malas rachas de pensamiento cenizo, no eres la primera persona ni la última que es capaz de revertir esta tendencia a la comodidad y la evitación de la incertidumbre y del riesgo. ¡Tú puedes hacerlo!

Si estás dispuesto/a a combatir la falsa pereza, y empezar a realizar cambios en tu vida debes tener claro que “Roma no se construyó en una hora”, y que el primer paso para alcanzar tus metas es preparar tu mente.

ASUME TU PARTE DE RESPONSABILIDAD DE TU ÉXITO

Tú eres el responsable de que los cambios se produzcan, ya que tú creas en tu mente las inseguridades y miedos necesarios para no dar el primer paso. Es una manera de protegerte, pero a veces la vida pasa por asumir riesgos y así lograr aquello que deseamos.

“Los miedos son monstruos que crecen en nuestra mente, se nutren de nuestras inseguridades y destruyen nuestros sueños”

Aunque te vengan a la cabeza situaciones pasadas donde no conseguiste los resultados que esperabas, recuerda que fuiste tú quien decidió tachar de fracasos esas vivencias  en lugar de dotarlas de significado para aprender y avanzar en tu camino.

Ser responsable es admitir qué quieres algo diferente, que necesitas una situación más satisfactoria, y que ¡te mereces conseguirlo!
Además, ser responsable significa también ser realista con los recursos de los que dispones, sin que esto te haga abandonar en tu empeño. Todo lo contrario, indagar en tus habilidades, recursos y fortalezas, trabajar tu creatividad y buscar ayuda si es necesario, te ayudará a tener un espíritu más positivo y creer más en tus posibilidades de éxito.
No te quedes sólo con aquello que te falta, porque crearás una imagen distorsionada de ti mismo, harás disminuir tu autoestima y te condenarás a vivir perpetuamente en tu zona de confort.

Si quieres preparar tu mente nútrela de historias de superación, aliméntate de las experiencias de otros… o incluso ¡pide ayuda a un coach para que te impulse hacia tu objetivo!

“Haz todo lo necesario para preparar tu mente, ya que sino cambias tus pensamientos y emociones no generarás las acciones adecuadas para conseguir los cambios que deseas”.

 

¿Qué es Coaching?

¡Nos encontramos en plena Semana Internacional del Coaching!
Por este motivo, estos días abundan las conferencias sobre qué es y para qué sirve esta metodología que se ha puesto tan de moda en la última década.

Muchas personas me trasladan sus dudas sobre para qué sirve un coach, o si esta metodología es efectiva en todos los casos. En gran parte, esto es consecuencia de la utilización masiva del término para servicios que poco o nada tienen que ver con la verdadera metodología.

Empecemos por definir qué es esto del Coaching, y para ello voy a tomar la definición que proporciona la International Coaching Federation (ICF). Según esta federación, el Coaching es una relación profesional continuada que ayuda a que las personas produzcan resultados extraordinarios en sus vidas, carreras u organizaciones. A través de este proceso los clientes ahondan en su aprendizaje, mejoran su desempeño y refuerzan su calidad de vida.

Un coach es un profesional de la metodología Coaching que acompaña a su cliente en un proceso de reflexión, descubrimiento, cambio de perspectiva, aprendizaje y acción. Para ello, el coach está formado en competencias tales como la escucha activa, la integridad, empatía, creatividad, flexibilidad y tolerancia, gestión del cambio, gestión emocional, autodesarrollo, etc. y además utiliza marcos de referencia derivados de diferentes ramas de la Psicología.

En un proceso de Coaching el cliente viene a obtener resultados distintos a los que ha tenido hasta ahora en una situación concreta, un ámbito de su vida, una meta profesional, etc.
Con esta metodología se establece una sintonía entre el coach y su cliente, una relación de confianza mutua. Además el cliente se siente escuchadono juzgado por sus opiniones, deseos o maneras de entender las situaciones que le preocupan. El coach ofrece nuevas perspectivas de la situación a trabajar, promoviendo un enfoque positivo que fomente el cambio en el cliente.
El cliente sabe que el coach tiene las competencias, conocimientos y herramientas necesarias para acompañarle en su camino hacia el cambio pero siempre promoviendo la autonomía, el desarrollo personal y el poder de decisión del propio cliente.

En este “caminar juntos” el coach se posiciona al lado del cliente, confiando en él y desde la humildad.

No somos gurús, porque nuestros clientes no necesitan que alguien les ilumine con sus conocimientos y les indique cuál es el mejor camino para ellos. Nuestros clientes son personas como tú, llena de recursos personales, capacidades y competencias, que se encuentran a las puertas de su proceso personal de cambio y necesitan una ayuda profesional para mejorar sus resultados.

Si quieres saber más aspectos sobre esta metodología, puedes echarle un vistazo a mi colaboración sobre ¿Para qué sirve el Coaching? publicado en la versión digital de la revista Buena Vida de El País, o conocer opiniones de mis clientes sobre sus procesos de Coaching  en  mi apartado Testimonios.

 

¿Cuándo debo iniciar un proceso de Coaching?

 

El Coaching es una metodología que ayuda a las personas a alcanzar sus objetivos a través de la toma de consciencia, el aprendizaje transformacional, el cambio de perspectiva, el enfoque hacia la meta, la planificación de acciones y otros muchos elementos que condicionan y potencian nuestros resultados.
Pero no todo el mundo tiene muy claro cuándo es el momento adecuado para iniciar un proceso de Coaching.

En este sentido, un primer aspecto a tener en cuenta es la voluntariedad.
Es decir, es importante que quieras realizar el proceso y no te sientas obligado porque  otras personas te digan que debes hacerlo, o directamente te obliguen a realizarlo. No hagas caso de frases tales como tienes que hacerlo para cambiar de una vez”“debes empezar un coaching porque esto no puede continuar así” o “hoy en día si no haces Coaching, no progresas en la vida”. Por favor, no hagáis caso de estas imposiciones, ya que la falta de motivación frente al proceso o el desinterés provocado por hacer algo “que tengo que hacer pero no quiero”, es contraproducente para el propio proceso de cambio.

Por otro lado es importante tener claro un objetivo a alcanzar.
El Coaching está de moda, y muchas personas vienen a la sesión sólo “para ver qué pasa”, sin tener un aspecto, situación o ámbito donde se sienta insatisfecho y quiera mejorar.
Para que un proceso de Coaching sea Coaching, valga la redundancia, es necesario que exista una brecha en nuestra desarrollo vital, y que ésta nos provoque una necesidad de aprendizaje. Esta brecha puede ser en positivo, como por ejemplo, “me han ascendido y quiero aprender a liderar equipos”, o bien en negativo “siento que no me comunico bien con mi pareja y quiero aprender a hablar con él de una manera calmada”.

Por último, para saber si es tu momento para iniciar un proceso de Coaching, es necesario  aceptar que eres tú mismo el responsable del cambio.
Los coaches no tenemos una varita mágica con la que cambiar la situación sin que el cliente ponga algo, o todo, de su parte. Es necesario que aceptes que eres tú el protagonista y responsable de este proceso. Pero ¡tranquilo! vas a estar acompañado por un profesional con las competencias necesarias para generar un contexto de aprendizaje seguro donde poder trabajar obstáculos, descubrir y desarrollar recursos, y sobretodo, cambiar el tipo de observador que eres ante los problemas o dificultades de tu vida.

Espero haberte ayudado a aclarar ideas. Si después de leer esto, piensas que tu momento de cambio ha llegado, ¡no dudes en solicitar una primera sesión gratuita!

Cómo superar una ruptura sentimental

Existen miles de motivos que pueden propiciar la ruptura de una pareja, e incluso suceden separaciones que no parecen responder a ningún motivo…
Una separación es complicada sea cual sea tu rol, pero la cosa se agrava si tú eres la parte que ha sido dejada.

De repente afloran sentimientos que ahogan o asfixian tus ánimos, comienzas a dudar si has sido o no lo suficientemente bueno/a, hasta llegar al punto en el que la culpa por “todo lo que no le has dicho” o “todo lo que no has hecho”,  acaba enterrándote en tu tristeza.

Si estás en esta situación, y quieres provocar un cambio en tu estado y en tu entorno, toma nota de algunas claves que te permitirán capear el temporal y salir triunfante:

-Acepta que tu realidad ha cambiado: de nada sirve vivir engañado/a con la fantasía de que todo volverá a ser como antes.
Es importante que analices tu realidad, ¿quieres volver con él/ella? ¿realmente hay posibilidades de que eso suceda?
Si no es así, ¿cuánto tiempo vas a desperdiciar pensando en alguien que ya no quiere compartir su vida contigo? ¿es justo para ti?
Deja tu pasado donde debe estar, y ¡céntrate en tu nuevo presente!, focaliza tus energías en el “aquí y ahora” y busca las acciones que te van ayudar a disfrutar de tu día a día.
-Siente dolor pero no sufrimiento: puedes sentir dolor por la pérdida pero el sufrimiento continuo te impedirá avanzar. Y es que estos dos términos tienen significados diferentes… Mientras el dolor es una emoción de duración determinada causada por la aceptación y consciencia de que hemos perdido algo, el sufrimiento viene provocado por la no aceptación de la nueva situación, aferrándonos a recuerdos y vivencias pasadas.
-¡Sí puedes vivir sin él/ella!: ha sido una persona muy importante con la que has pasado momentos inolvidables, pero ¡tuviste una vida antes de que él/ella apareciera!
Por tanto sí puedes vivir sin él/ella, debes pasar un período de adaptación a tu nueva realidad, pero tienes que ser consciente que tú eres mucho más que “la pareja de…” y es el momento de recuperar tu identidad propia, cambiar aspectos de tu vida que no te gustan, decidir cómo quieres que sea tu futuro a partir de ahora, conocer gente nuevaretomar amistades.
¡No veas este momento de tu vida como el final de algo…sino como el principio de tu reinado!
-No es el tiempo el que lo cura todo, si no  las cosas que haces durante ese tiempo: puede que sientas que no tienes humor para salir o relacionarte, pero es esencial que no te dejes vencer por el desánimo. Tienes claro que tu objetivo es salir de esta situación, volver a retomar las riendas de tu vida, por la tanto…deberás esforzarte por realizar actividades que te llenen de energía. Prueba a hacer cosas diferentes, apúntate a talleres donde conozcas gente nueva, ¡date ese capricho que siempre has deseado!  En definitiva, ¡mantén tu mente ocupada y no preocupada!

¿Tienes dudas o quieres que te acompañe en este proceso? Ponte en contacto conmigo y comparte tus experiencias, estrategias e inquietudes.

Entrevista en Onda Cero

Escucha la entrevista que nos hizo Mónica Günther en su programa L’Agenda de Onda Cero. Hablamos de Coaching ocupacional, de nuestras formaciones y de muchas más cosas interesantes. 18/05/2013

El ejercicio como fuente de energía

Hace unas semanas decidí iniciar mi particular puesta a punto y comencé un nuevo propósito: hacer ejercicio de manera diaria, concretamente footing.

No es sólo una cuestión de mejorar mi forma física, va más allá… Se trata de alcanzar un nivel más alto de energía,  de calmar mi mente, en definitiva: mejorar y encontrar mi equilibrio.

Los primeros días fueron duros, falta de hábito, falta de conocimiento de cómo realizar el ejercicio de forma adecuada y sobretodo, mucho dolor muscular.
Pero empecé a sentir algo en mí que me hacía continuar en mi empeño… cada día que pasaba me notaba con más energía, y sobretodo, con mejor humor. No importaba cómo me hubiera ido el día, los problemas a los que me había enfrentado, todo se diluía  y mi única preocupación era disfrutar del recorrido.

Cuando salgo a correr dejo mis preocupaciones en casa, y desde el primer paso mi mente se concentra en mi respiración, en la dirección que debo tomar y en disfrutar de la música que me acompaña (sé que en ciudad no es conveniente, pero mi ipod siempre va conmigo en este reto).

Destinar un periodo de tiempo al día para  “vaciar nuestra mente” incide en nuestro posterior rendimiento y motivación, de tal manera que nuestro almacén de energía aumenta a la vez que disminuye los “malos pensamientos” que nos limitan para alcanzar nuestros objetivos.

En nuestro proyecto personal o profesional, nos topamos con múltiples situaciones y personas que nos restan energía.  En muchas ocasiones no nos damos cuenta  de lo que nos está sucediendo, pero si somos conscientes de “estar cansados de forma permanente”.
A veces intentamos combatir este cansancio durmiendo más horas, o tumbándonos en el sofá para ver la tele “y no pensar”. Y cuando lo hacemos,  nos damos cuenta que no es efectivo ya que al día siguiente regresamos a nuestros trabajos con la misma sensación de agotamiento.

Aunque parezca una contradicción el realizar ejercicio físico asiduamente es una de las soluciones efectivas para conseguir más energía y llenar nuestro almacén.
Si además conseguimos  acompañar esto con un proceso de reconocimiento y eliminación de nuestros “vampiros de energía”, ¡tendremos a nuestra disposición todo el potencial y fuerza para alcanzar nuestras metas!

Te invito a compartir tus comentarios y porque no, tus estrategias para llenarte de energía.

Día Internacional de la Mujer 2012

Hoy 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer.

¡Felicidades a todas las mujeres que estáis leyendo este post!

Durante este día nos bombardearán con cifras y estadísticas sobre las desigualdades existentes entre hombres y mujeres dentro del ámbito laboral: salarios, tasas de paro, porcentaje de ocupación por sector según sexo, etc…
Pensando sobre la discriminación que actualmente permanece de forma generalizada, por el simple y absurdo hecho de ser mujer, he llegado a la conclusión (creo que compartida por la mayoría de mujeres) que aunque haya habido progreso, éste ha sido mínimo o al menos insuficiente.

Si algo me ha enseñado la disciplina del Coaching, es que todo cambio comienza  y se produce en nosotros mismos, en este caso en nosotras mismas.
Así que si queréis provocar un cambio en vuestro entorno (familia, empresa, amigos) que favorezca un trato igualitario de la mujer en los diversos ámbitos de nuestra vida:

 ¡Es el momento de empezar a darle la vuelta a las creencias que os limitan!

¿Qué no sabéis de que estoy hablando?…Me refiero a todas aquellas frasecitas que habitan en vuestra mente y que hace que deis un paso atrás en el camino hacia vuestros objetivos. Todas aquellas argumentaciones que acaban con un: -…si fuera hombre, esto sería diferente-.

Por mi parte, pienso dejar de preocuparme en señalar con el dedo a todo “enemigo” del sexo femenino.
En lugar de centrarme en aquellos que nos intentan hacer daño, en lo que falla, en el PROBLEMA, voy a focalizar todas mis energías en lograr mis sueños, en conseguir  aquello que deseo. ¡PORQUE ME LO MEREZCO!

MI GRANITO DE ARENA EN ESTE DÍA TAN ESPECIAL

Si eres mujer y deseas probar los beneficios del Coaching para alcanzar tus objetivos, ponte en contacto conmigo a través de la web durante el día de hoy.
Si resultas estar entre las 10 primeras, podrás disfrutar de 2 sesiones de coaching de forma totalmente gratuita**.
** Esta oferta será válida exclusivamente para mujeres, y durante el día 8 de Marzo de 2012, Día Mundial de  la Mujer.
Las personas premiadas recibirán de forma gratuita 2 sesiones de coaching, de media hora de duración y a distancia (través de la plataforma Skype) según disponibilidad.

Malo o bueno…¡ya se verá!

Para todos aquellos que utilizan la mala suerte como excusa de un mal resultado, de una acción fracasada o simplemente como la causante de una “no acción”, aquí tenéis un cuento que os hará reflexionar:

CUENTO DEL CAMPESINO Y SU CABALLO

A un campesino se le escapa un caballo y la gente le dice: “Qué mala suerte, ahora no podrás arar el campo”, a lo que el campesino responde: “Malo o bueno, ya se verá”.
Al cabo del tiempo regresa el caballo con una yegua y la gente le dice: “Qué mala suerte, ahora tienes dos caballos”, y el campesino vuelve a decir: “Bueno o malo, ya se verá”.
Entonces, su hijo, montando a la yegua se cae y se rompe una pierna, y los vecinos dicen al campesino: “¡Qué mala suerte!, ahora no tendrás a nadie que te pueda ayudar”, a lo que el campesino responde una vez más: “Bueno o malo ya se verá”.
Poco después estalla una guerra en el país y reclutan a todos los jóvenes del pueblo menos al hijo del campesino por tener una pierna rota…
Versión del cuento: “Sadhana, un camino de oración“ Anthony de Mello (1931-1987)

Como habéis podido leer, tener buena o mala suerte no depende del hecho en cuestión, si no de la persona que lo valora o juzga.

¿Qué pasa cuándo nos consideramos personas con “mala fortuna”?
Si nuestra mente cree firmemente que somos siempre desafortunados, buscará acontecimientos que reafirmen esta teoría pasando por alto todo aquello bueno que nos suceda.
Llegados a este punto, ¿vale la pena continuar ciegos ante nuestras  vivencias positivas?

Disfruta de los momentos que te regala la vida, potencia los buenos…y cuándo alguien te diga:
-Qué mala suerte, ¿no…?-
Haz como el campesino y contesta: -Malo o bueno…¡ya se verá!-.

¡Bienvenidos buenos propósitos!

Miles de personas queman las últimas hojas del calendario esperanzados con este nuevo año que  llega para muchos de ellos llenos de múltiples desafíos y para otros cuantos, repleto de nuevas oportunidades.

Y como cada navidad, entre turrón y turrón listamos nuestros nuevos propósitos, todo aquello que queremos alcanzar en el nuevo año pero ¿qué pasa con nuestros “malos hábitos”?

Tan importante es descubrir aquello que deseamos alcanzar o mejorar en nuestra vida, como saber qué es lo queremos desterrar y dejar en el camino.

Y tú, ¿ya has hecho tu listado para 2012?… Todavía te quedan unas semanas para crear tu futuro. Así que piensa como será tu vida, dónde estarás, ¡sueña con aquello que vas a conseguir!

¿Y qué hacer con aquello que no quieres?… Analiza qué beneficios te aporta esta situación, en qué te perjudica, qué pasaría si la abandonaras definitivamente.
Y si después de esta reflexión sigues considerando que debes decirle adiós ¡desafíate a cambiar!, a buscar alternativas, a ver otras oportunidades, etc.

2012 va a ser un gran año para tí ¡sólo tienes que proponértelo!