Entradas

Prepara tu mente para el cambio

 

¡Llegó la vuelta al cole!

De nuevo, nuestro despertador se encarga de sacarnos de los brazos de Morfeo para traernos al mundo real.
Atrás quedan las inacabables noches de verano, los diminutos granos de arena en nuestros pies descalzos y el soniquete de las olas rompiendo en el malecón…

Ya estamos en septiembre… mes de los anhelos del verano, las quejas del presente,los buenos propósitos para el futuro y las grandes excusas, que una vez más, nos acompañan para dulcificar aquello que se ha convertido en una verdad a gritos: nos cuesta asumir el riesgo que supone hacer un cambio en nuestra vida.

No pasa nada por admitirlo. Es más, es preferible ser honestos con nosotros mismos y reconocer que nos resulta difícil salir de nuestra zona de confort (zona insatisfactoriamente segura) y que, por mucho que queramos hacer o conseguir cosas diferentes, llenamos nuestra cabeza de mucha teoría pero poca acción (y como consecuencia de esto nos frustramos, desanimamos…)

Los miedos, inseguridades y la tan temida incertidumbre sobre nuestros futuros éxitos o fracasos, diluyen nuestras ganas y motivación y redirigen todas nuestras energías hacía la creación de pensamientos negativos sobre las consecuencias de haber decidido ir a por nuestros objetivos.
Ante tanta expectativa catastrófica (“y si me sale mal”, “y si pierdo lo que tengo”, “y si no estoy a la altura”, “y si no soy capaz”, etc.) y emociones paralizantes (miedo, impotencia, desaliento, resignación, etc.) ni Superman sería capaz de tirar hacia adelante con sus retos.

¡Pero esto no es el fin!, ya que a pesar de vivir malas rachas de pensamiento cenizo, no eres la primera persona ni la última que es capaz de revertir esta tendencia a la comodidad y la evitación de la incertidumbre y del riesgo. ¡Tú puedes hacerlo!

Si estás dispuesto/a a combatir la falsa pereza, y empezar a realizar cambios en tu vida debes tener claro que “Roma no se construyó en una hora”, y que el primer paso para alcanzar tus metas es preparar tu mente.

ASUME TU PARTE DE RESPONSABILIDAD DE TU ÉXITO

Tú eres el responsable de que los cambios se produzcan, ya que tú creas en tu mente las inseguridades y miedos necesarios para no dar el primer paso. Es una manera de protegerte, pero a veces la vida pasa por asumir riesgos y así lograr aquello que deseamos.

“Los miedos son monstruos que crecen en nuestra mente, se nutren de nuestras inseguridades y destruyen nuestros sueños”

Aunque te vengan a la cabeza situaciones pasadas donde no conseguiste los resultados que esperabas, recuerda que fuiste tú quien decidió tachar de fracasos esas vivencias  en lugar de dotarlas de significado para aprender y avanzar en tu camino.

Ser responsable es admitir qué quieres algo diferente, que necesitas una situación más satisfactoria, y que ¡te mereces conseguirlo!
Además, ser responsable significa también ser realista con los recursos de los que dispones, sin que esto te haga abandonar en tu empeño. Todo lo contrario, indagar en tus habilidades, recursos y fortalezas, trabajar tu creatividad y buscar ayuda si es necesario, te ayudará a tener un espíritu más positivo y creer más en tus posibilidades de éxito.
No te quedes sólo con aquello que te falta, porque crearás una imagen distorsionada de ti mismo, harás disminuir tu autoestima y te condenarás a vivir perpetuamente en tu zona de confort.

Si quieres preparar tu mente nútrela de historias de superación, aliméntate de las experiencias de otros… o incluso ¡pide ayuda a un coach para que te impulse hacia tu objetivo!

“Haz todo lo necesario para preparar tu mente, ya que sino cambias tus pensamientos y emociones no generarás las acciones adecuadas para conseguir los cambios que deseas”.